martes, 24 de septiembre de 2019

LA MERCED DEL HORNO

(...)
Pero el protagonismo mariano en Jerez lo ostenta, con todo merecimiento, la Virgen Negra de la Merced. La tradición considerada oficial afirma que la imagen se habría encontrado en un horno mientras se colocaban los cimientos del convento mercedario, allá por 1268, cuatro años después de la conquista de Jerez. Incluso hay quien justifica así su color negro. Entre 1317 y 1365 se fundó el convento.

Nuestra Señora de la Merced,
patrona de Jerez de la Frontera
La Virgen jerezana de la Merced, que ostenta el patronazgo de esta ciudad posiblemente desde 1272, es de madera oscura. Era originalmente una imagen de talla completa, pero en el siglo XVIII fue modificada sustancialmente para que tuviera la forma de doble embudo característica de las imágenes de vestir, que permitiera además la colocación de joyas. En dicho siglo fue descrita como un cuerpo «muy gallardo», tal vez de madera de azofaifo, con el ropaje tallado, el manto ceñido y los perfiles «primorosamente dorados en campo verde», con el Niño Jesús en el brazo izquierdo. De esta descripción se puede deducir que era una talla gótica, erecta, de finales del siglo XIII o primera mitad del XIV. ¿Pero podemos estar seguros de que no era una figura sedente? Cuando se decidió vestirla con telas naturales, a comienzos del siglo XVII, el prior decidió cortar el Niño y practicar todas las modificaciones que fueran necesarias, pero no se atrevió a blanquear la encarnadura de la imagen, tal era la devoción popular de la Virgen Negra. El clero no dejó de intentarlo, sin embargo, y en el siglo XIX se llegó a encargar en Valencia una imagen nueva, aunque el gremio de labradores consiguió que se recuperara la primitiva, con todas sus alteraciones. En 1900, la imagen fue recubierta de plata. Hoy, de la talla original solo queda la cabeza.
(...)

Del libro de Antonio Hernández Lázaro Vírgenes Negras del Sur, Editorial Almuzara, 2018, p. 290.



domingo, 8 de septiembre de 2019

PULCRA VIRGEN NEGRA

(...)
Según la leyenda surgida en el siglo XVII, un canónigo de León, allá por 1330, mientras dormía bajo una higuera en el lugar, tuvo una visión en la que la Virgen le habría revelado que esperaba que alguien la encontrara. Junto al santuario actual, neogótico, permanece un pequeño edificio exento, conocido como el Humilladero, en el que una lápida bajo un altar proclama «LUGAR DE LA APARICIÓN».
(,,,)
Hay otra versión de los hechos, relacionada con Guzmán el Bueno. Alonso Pérez de Guzmán vivió en la segunda mitad del siglo XIII y murió mientras eran eliminados los templarios, en 1309. Guzmán el Bueno, que parece ser que era leonés, quiso sin duda traer el marianismo de su tierra a Andalucía y dedicó el castillo chipionero, que él mismo había conquistado, a Santa María de Regla, titular de la Catedral leonesa, haciendo venir para su custodia a canónigos regulares de San Agustín, de los que tantos había, no solo en la capital leonesa, sino a lo largo del Camino de Santiago, cuidando de los peregrinos. Quizá habría pensado Guzmán el Bueno en una ruta jacobea que pasara por Chipiona, una ruta africana tal vez, con una primera escala peninsular en Tarifa, la plaza que el Bueno defendió sacrificando a su propio hijo (...).
(...)
Pues bien, si la Virgen Negra de Regla es leonesa, es, en definitiva, la misma Pulchra Leonina, título que corresponde a la Santa Iglesia Catedral de Santa María de Regla, el templo mayor leonés, que se alza en el lugar más alto de la capital, el lugar denominado, también en honor de Nuestra Señora, plaza de Regla.
(...)
Paso de Santa María de Regla,
en Chipiona (Cádiz)
Su mirada es frontal y su rostro es inexpresivo. Sobre la pierna izquierda de la Madre, en pie y vestido igualmente con túnica roja con azucenas amarillas, está el Niño, o, digamos mejor, lo que queda del Niño, porque la cabeza, las manos y la parte superior de su cuerpo fueron cercenados, junto con las manos y antebrazos de la Virgen, cuando la imagen, a finales del XVI, fue mutilada y revestida con una funda de plata para hacerla estante y de mayor tamaño y aplicarle vestidos naturales, ráfaga, corona y luna. Naturalmente, al desaparecer la mano derecha de la Virgen, desapareció la pera que tenía en la mano. Tras esta «reforma» de la imagen, propiciada —miren por dónde— por la Contrarreforma tridentina, se hicieron nuevas manos, negras, para la Virgen, y se añadió un nuevo Niño, naturalmente, blanco, que además tiene girada la cabeza hacia su derecha. Tal vez se quiso, de alguna forma, mantener una cierta fidelidad al Niño original, que, sobre la pierna izquierda de la Madre, estaba «vuelto hacia Ella».
(...)
Cada 8 de septiembre, Santa María de Regla, después de haber escuchado por la mañana la declaración de sus fieles —«Aunque tu cara sea Morena, / oh Madre Virginal / eres más pura que una azucena / primaveral»—, recorre por la tarde las calles de Chipiona en su paso, de un estilo muy sevillano, arrastrando tras su largo manto la devoción de los chipioneros, entre la música y los vivas.
(...)

Del libro de Antonio Hernández Lázaro Vírgenes Negras del Sur, Editorial Almuzara, 2018, pp. 294 y ss.


jueves, 15 de agosto de 2019

¿QUÉ QUEDA DE NEGRO EN LA GRAN KIRIOTISSA GÓTICA SEVILLANA?

(...)
Por supuesto, la Virgen de los Reyes, patrona de Sevilla y su archidiócesis, no es una Virgen Negra. Ni su tamaño, ni su iconografía de vestir, ni su sonrisa, ni, por supuesto, el color de su encarnadura, permiten catalogarla como Virgen Negra.
(...)
Procesión de Nuestra Señora de los Reyes
(15 de agosto de 2016)
Es de autor anónimo, aunque, para José Hernández Díaz, la Señora podría ser del círculo parisino, y el Niño, del núcleo escultórico de Chartres.
(...)
La imagen de la Virgen de los Reyes, sedente, responde al modelo de la Kiriotissa. La Kiriotissa es una iconografía difun­dida por Europa en el románico, pero la Virgen de los Reyes es gótica. Mientras la Kiriotissa románica es hierática e inex­presiva, la Virgen de los Reyes sonríe, como también lo hace el Niño.
(...)
La Virgen de los Reyes, como Trono de la Sabiduría, es la propia personificación de la Sabiduría. Por algo, el lema del dosel de su altar reza: «PER ME REGES REGNANT». Es un versículo extraído del libro de los Proverbios, dentro del capítulo titulado Elogio que hace de sí misma la sabiduría: «Por mí reinan los reyes, / y los príncipes decretan la justicia» (8:15).
(...)
Su fiesta es la Asunción porque a este misterio, dogma después, se dedicó la Catedral de Santa María de la Sede, como antes se había dedicado la de Chartres. Si Chartres abrió el ciclo de las catedrales góticas de estilo francés, se puede afirmar que Sevilla cerró ese ciclo, ya en el siglo XV. Lo que vendría después no sería ya, en puridad, arte gótico.
(...)
Si las «dos Madonnas» de Chartres son Vírgenes Negras, algo de esa negritud tendrá que haber llegado a Sevilla.
(...)


Del libro de Antonio Hernández Lázaro Vírgenes Negras del Sur, Editorial Almuzara, 2018, pp. 229 y ss.


lunes, 10 de junio de 2019

EL PODER DEL ROCÍO Y DE LA MADRE DE DIOS

(...)
Aunque cuesta trabajo imaginarlo, todo indica que la reforma consistió en la realización de una nueva figura de tamaño natural, con una nueva cabeza –la que tanta devoción suscita en la actualidad, de perfil agudo, nariz recta, miraba baja y sonrisa arcaica–, utilizando la imagen primitiva entera, cabeza incluida, como candelero para el cuerpo.
(...)
¿Por qué se borró el rostro de la Virgen? Si se quería crear una nueva imagen mariana, de candelero, para vestir, con una nueva cabeza, nuevas manos y un nuevo Niño, solo hacía falta un candelero. Si se quería integrar la devoción antigua en una nueva figura, no había que emborronar la cara de la Virgen. Pero quien tenía autoridad para tomar decisiones tomó la de borrar el rostro de la imagen original. ¿Por qué? ¿Era físicamente una Virgen Negra?
(...)
Paso de la hermandad de Coria del Río
por el Vado del Quema
En todo caso, si la figura original, alfonsina, era una Odegitria, puede afirmarse que la figura actual de la Virgen del Rocío ha mantenido la fidelidad a esta iconografía al presentarnos al Niño, sujeto de forma ideal en dirección frontal, si bien con un acusado hieratismo. Encuentro un especial sentido en esta Odegitria del Rocío, que viene a enseñarnos la importancia y la trascendencia del camino, de un camino del Rocío consagrado como vía iniciática, que debe identificarse, en la búsqueda del peregrino, con el seguimiento del ejemplo del Hijo.
(...)
Los nuevos peregrinos tienen que ser bautizados como tales, como corresponde con toda fiesta iniciática. Y esos bautismos tienen que tener lugar en los puntos más bajos, más cercanos a los orígenes lacustres y al centro inframundano. Los puntos exactos para la iniciación son como el laberinto de las catedrales góticas, como la experiencia de Teseo en Creta. Es la figura del «centro del mundo» cuyo tránsito es necesario en una búsqueda que es siempre nostalgia del Paraíso.
(...)
Tras el hito de las aguas del bautismo iniciático, tras haber tocado fondo el peregrino rociero, el camino lo llevará al Paraíso de la ermita, de la misma forma que el peregrino jacobeo, tras visitar el sepulcro del apóstol, debe seguir hasta el Paraíso virginal del fin de la Tierra.
(...)

Del libro de Antonio Hernández Lázaro Vírgenes Negras del Sur, Editorial Almuzara, 2018, pp. 272 y ss.


miércoles, 29 de mayo de 2019

VÍRGENES NEGRAS DEL SUR

Ayer, tuvo lugar en la librería Verbo de Sevilla, en Sierpes, 25, la presentación del libro de Antonio Hernández Lázaro Virgenes Negras del Sur, editado por Editorial Almuzara.

El acto de la presentación, incluido en la programación de la Feria del Libro,que se celebra en estos días en Sevilla, corrió a cargo de la editora, Rosa García Perea, que glosó la personalidad del autor y comentó anécdotas del proceso de edición del libro.

Luego, la presentadora realizó al autor certeras preguntas en relación con el tema desarrollado en el libro, a las que el autor respondió, explicando su tesis y argumentando las razones por las cuales llega a la conclusión de que la Virgen Negra, cuyo rico simbolismo conecta con las diosas precristianas del Cielo, de la Tierra y del Inframundo, es en las tierras del valle del Guadalquivir "la más negra de todas".

Tras las intervenciones, el autor firmó ejemplares de su obra.


viernes, 24 de mayo de 2019

PRÓXIMA PRESENTACIÓN DEL LIBRO VÍRGENES NEGRAS DEL SUR

El próximo martes, día 28 de mayo, a las 19:30, será presentado en la librería Verbo, en calle Sierpes, nº 25, en Sevilla, el libro de Antonio Hernández Lázaro Vírgenes Negras del Sur, editado por Almuzara. La presentación correrá a cargo de la editora, Rosa García Perea.

domingo, 21 de abril de 2019

DOMINGO DE RESURRECCIÓN, DE FE EN EL TRIUNFO DEL BIEN

(...)
¿Qué buscaba Sevilla al concebir el paso de palio para la Virgen en Semana Santa?, ¿qué buscaba con el paso de palio?, ¿qué buscaba en el paso de palio? ¿Y qué ha ido buscando a lo largo de la Historia? Esta búsqueda, en la que ha habido manifestaciones de valor y de fe, pero también incomprensiones y errores, es amorosa y respetuosa, caballeresca y tenaz, plena de esperanza en la resurrección, en la recuperación del Paraíso perdido, en el advenimiento de la Jerusalén Celestial. Diríamos que es una búsqueda confiada en el triunfo definitivo del bien tras los milenios.
(...)
La sombra de Nuestro Padre Jesús
resucitado, tras el paso de
María Santísima de la Aurora
Y sin embargo es precisamente con el advenimiento del Domingo de Resurrección cuando com­pletamos la percepción trascendental del mensaje que el Santo Corazón de la Dolorosa sevillana nos ha dejado.
(...)
Paraíso y Naturaleza. Naturaleza y Paraíso. Como es arriba es abajo y como es abajo es arriba.
(...)
La Semana Santa es, por tanto, el momento de la Fe (...). Es la fe en la Resurrección del Mesías, que es fe en la resurrección propia; es el momento del año en el que nuestra fe nos lleva a creer en la eterna cosmogonía que vence siempre al caos.
(...)
Aunque, solo si hemos sido capaces de limpiarnos, de hacernos nuevos en la noche oscura del alma, fieles a los principios, a la pregunta y a la búsqueda, habremos podido resucitar en primavera, bendecidos por el Grial, por el Santo Grial que Sevilla encontró.

Del libro de Antonio Hernández Lázaro El paso de palio: la búsqueda, Editorial Almuzara, 2018, pp. 21, 195, 216, 249 y 271.