lunes, 9 de junio de 2014

SONETO A LA VIRGEN DEL ROCÍO DOLOROSA

Traes un frescor de amanecer campero
en marismas de lirios y de encanto,
aunque eres rosa de pasión y llanto
por un beso de Judas traicionero,

y aunque evocas el mayo caminero
—Pentecostés que nos alegra tanto—,
eres prez de piedad del Lunes Santo
mecida con cariño costalero.

Tu camino es dolor, pero es caricia,
y es promesa tu gracia peregrina,
reina de gloria en medio del gentío.

Pastora fiel, primaveral primicia,
el Espíritu Santo te ilumina.
Eres favor de Dios. Eres Rocío.