viernes, 25 de septiembre de 2015

LA CUEVA LUMINOSA (17: ARCA EXTROVERTIDA)

El Arca de la Alianza viene a ser una prefiguración de María Santísima, porque esta es Arca de la Nueva Alianza.

“Ordena a los hijos de Israel que me traigan ofrendas. Vosotros las recogeréis de todo aquel que las entregue de todo corazón.”, dijo Yavé a Moisés.1 “Haz un arca de madera de acacia de dos codos y medio de larga, uno y medio de ancha y uno y medio de alta. La recubrirás de oro puro; por dentro y por fuera la recubrirás, y en la parte superior harás una cornisa de oro todo en su derredor.”2 “Dentro del arca pondrás los testimonios que te daré.”3 El material era la mejor madera, por incorruptible, y el precioso oro era el metal perfecto. Dentro se guardaron las Tablas de la Ley, la grabación de la sabiduría de Dios y de la propia alianza, además de un vaso de oro lleno del prodigioso maná y la no menos prodigiosa vara de Aarón, que había florecido.4

El Arca de Dios es
introducida en el Templo.
Ilustración de
Les très riches heures
du Duc de Berry,
Musée Condé, Chantilly
El Arca era la residencia y la gloria de Dios en la tierra. Luego, Dios residió en María y María fue su gloria: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti y te cubrirá con su sombra”, y esa sombra era la episkiasei,5 la misma nube que había cubierto la Tienda del Encuentro.6 David se asustó ante la perspectiva de tener que alojar el Arca en su casa,7 pero Isabel, saludando a María como nueva Arca, la alojó en su casa durante tres meses,8 el mismo tiempo que el Arca había estado en casa de Obed-Edom.9

Los objetos contenidos en el Arca vienen a ser prefiguraciones de las virtudes de María: las tablas son la sabiduría de Dios, actualizada en la Kiriotissa;10 el maná es imagen de la dulzura mariana; y la vara de Aarón milagrosamente florecida por voluntad divina es por ello precursora de María, tal y como la vieron Ricardo de San Lorenzo y san Pedro Damián.11

El tabernáculo era el centro del mundo, allá donde estuviera, porque era el lugar de la Shejináh, la presencia de Yavé, que luego se instaló en el Sancta Sanctorum del Templo de Salomón, en el centro de Sión, que era el centro de Ia tierra considerada como el centro del mundo.12 En el siglo III, san Hipólito, en su Comentario al Cantar de los Cantares, vio a María como “Tabernáculo exento de toda corrupción”,13 porque su Encarnación redentora es la alianza entre Dios y el hombre, y Ella es la nueva Foederis arca, como reza la Letanía Lauretana. Sevilla, la nueva Jerusalén, no podía dejar de rezar también así.14 Y, si el Arca es figura de María y el paso de palio es en sí mismo metáfora y símbolo múltiple de la Virgen, compendio de verdades marianas, se puede colegir, graciosamente, que el Arca de la Alianza fue, un milenio antes de Cristo, el primer paso de palio de la Historia.

También en el Apocalipsis está la figura: “El templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo.” Después hubo rayos, voces, truenos, terremotos y fuerte granizada, y apareció la mujer, que Sevilla ha identificado como la Inmaculada Concepción.15

Frontal del paso de María Santísima del Rocío
Ciertamente, el paso de palio es arca, pero arca abierta, donde los mensajes de Dios están a la vista. Y a la altura de la vista están los respiraderos, que, más allá de su función práctica para alivio de los costaleros, nos regalan sus múltiples detalles. Unos tienen acantos, piñas o uvas, otros muestran azahar, clavel, nardo... o, como el paso de la Virgen de la Presentación, flores alusivas a virtudes marianas: rosas de perfección, tulipanes de nobleza, lirios de pureza, azucenas de virginidad, jazmines de amabilidad...16 Y está la hojarasca del Mayor Dolor en su Soledad, que evoca la canastilla del paso del Cristo de la Salud que la precede y en el que va Nuestra Señora de la Luz en el Misterio de sus Tres Necesidades.

Paso de María Santísima de Loreto
En general, los pasos de palio incluyen figuras humanas o angelicales, siguiendo el espíritu del Concilio de Trento. Los respiraderos se convierten así en compendios de capillas vertidas al mundo exterior, como catedrales en miniatura, extrovertidas, al alcance de todo aquel que quiera acercarse a su perímetro, que no a su interior. Hay, sin embargo, un paso que no tiene ninguna figura, dorado, como el Arca de la Alianza: el de María Santísima de Loreto, la que es en sí misma la Domus aurea reconocida en la Letanía Lauretana.17

Detalle del paso de María Santísima
de las Angustias
La Inmaculada Concepción, la mujer apocalíptica, preside, entre la Asunción y la Coronación, el frontal del Subterráneo, al que rodean santos relacionados con Sevilla, y preside también, enmarcada por la Casa de Pilatos, entre la venida del Espíritu Santo y las bodas de Caná, el paso de los Desamparados, rodeado por santos y venerables cercanos. La aparición de las Rocinas, flanqueada por la Asunción y Loreto, es la imagen frontal del paso de la Virgen del Rocío, que rodean los apóstoles. La Coronación es pórtico de los Dolores de San Vicente, cuyos respiraderos bordados nos ilustran sobre los Padres de la Iglesia. La Crucifixión rodeada de estrofas del himno Stabat Mater nos prepara para mirar a la efigie propia de la Virgen de las Angustia, rodeada de ángeles. La gitana de las Angustias viene con la Coronación de la Divina Pastora por la Trinidad en su capilla frontal, y en su paso están también las capillas de la Virgen de los Reyes y del Rocío, con santos cercanos y escenas de la vida de la Virgen y de Jesús. El tríptico central de la Virgen de la Presentación muestra el escudo de la hermandad entre Judit y Esther, prefiguraciones también de María.18 

Detalle del paso de María Santísima de la
Esperanza de la Trinidad

La vida de la Virgen circunda el paso del Socorro y el del Mayor Dolor y Traspaso, bordadas en sedas en este último caso; la vida de Cristo rodea el de las Mercedes; las Vírgenes del Miércoles Santo adornan el paso de Regla, en el que también está la Virgen Negra de Chipiona; las alegorías lauretanas engalanan el de la Hiniesta; con el Valle vienen querubines y jarras de azucenas; con Consolación, versículos del Magnificat; con la Virgen de la Cabeza, inscripciones del avemaría; las escenas rosarianas rodean el paso de Nuestra Señora del Rosario Doloroso, como también el de la Caridad del Baratillo, que lleva a la Virgen de los Reyes al frente. Esta patrona de Sevilla, reina y trono de la sabiduría, Kiriotissa sevillana, también está en los pasos de la Paz o de la Encarnación, o en el de la Esperanza de la Trinidad, circunvalado por capillas de glorias marianas de Sevilla.

Frontal del paso de Nuestra Señora de la Esperanza de Triana
Santa Ana está con la Virgen en cofradías trianeras, como en un costero de la Estrella o en el faldón central de la Esperanza de Triana, en cuyos respiraderos de apóstoles llama la atención un Neptuno niño sobre un ancla.19

Los respiraderos adornan, dándole contenido simbólico, heráldico y ornamental, la mesa del paso de palio, que la Virgen llena, en su peana, con sus luces y sus flores, y con sus relicarios y sus miniaturas.

Paso de María Santísima de la Concepción
En el Rosario de Monte Sión está la reliquia de santo Domingo de Guzmán; en el Carmen Doloroso están las de los carmelitas san Simón Stock, santa Teresa de Jesús y san Juan de la Cruz; en la Candelaria está la de san Nicolás; entre la candelería de la Virgen del Subterráneo está el relicario de san José de Calasanz; en la Hiniesta está su propio relicario. Están las reliquias de santa Ángela de la Cruz en el paso de Madre de Dios de la Palma, junto al convento, y en el del Rosario Doloroso; están las reliquias de san Juan Bosco y de la casa de Loreto en la Esperanza de la Trinidad; están la de san Francisco Javier con Gracia y Amparo y la de san Juan Bautista de la Salle con la Aurora... Y están, sobre los respiraderos de columnas bizantinas de la Virgen de la Concepción del Silencio, cinco relicarios, incluyendo un ostensorio con un hilo del velo de la Virgen y un templete de plata con una piedra de la cueva de la Anunciación.20

Los pasos pueden llevar o no relicarios, pero lo que sí llevan indefectiblemente, como si fuera preceptivo, es una miniatura relacionada con su historia en la delantera, entre las primeras filas de la candelería. Están ahí la Hiniesta Gloriosa, la Virgen Negra de Montserrat, la Morenita de la Cabeza; está la del Subterráneo gloriosa en la Candelaria y está la del Pilar en las Aguas y en la Esperanza Macarena; la Virgen Macarena en miniatura está en el paso de las Mercedes, mientras la Esperanza de Triana está en el Carmen Doloroso; la Virgen del Rocío está en el Patrocinio...

Está la Inmaculada –una pequeña joya hispano-filipina de marfil– ante Nuestra Madre y Señora de la Merced, y está también en los pasos de Madre de Dios de la Palma, de la Esperanza de Triana, de la Aurora, de la Presentación, de la Victoria como patrona de las Reales Fábricas de Tabacos, de la Virgen de Regla en un templete... Y una Inmaculada concreta, la Pura y Limpia del Postigo, da carta de naturaleza en el barrio a la Virgen de los Dolores y Misericordia, que también tiene un sitio para la de Escardiel.

La Virgen apocalíptica revestida de sol está también, como Guadalupe mexicana, en el frontal de María Santísima del Rosario de Monte Sión. Y una rosa guadalupana adorna el paso de la Virgen de Guadalupe del Lunes Santo.

Está, como reina de Sevilla, la Virgen de los Reyes con la Amargura, con el Buen Fin o con la Cabeza, y también en los varales de Montserrat y de las Aguas. Y está en los Dolores de San Vicente la Virgen del Carmen, réplica en miniatura de la de alabastro que presidió la Casa Grande del Carmen y que hoy está en San Lorenzo.21

Los primitivos pasos de palio, de tamaño inferior al actual, eran sin duda portados en andas sobre los hombros. De ahí vienen las maniguetas, sobresaliendo de los respiraderos como un relicto, evocando las barras de madera de acacia forradas de oro, que pasaban por los anillos de los lados del Arca “para llevarla por medio de ellas”, y que jamás se sacaban de ellos.22 Una “cuadrilla” de levitas transportaba el arca apoyando las barras sobre sus hombros.23 Fijémonos en las maniguetas de los pasos de palio. Hay que ver los ángeles tenantes de la Caridad y las serpientes marinas, anclas, conchas, dragones y salvavidas de la Esperanza de Triana... Y veamos las maniguetas de la Virgen del Rosario de Monte-Sión, con su aspecto de ayuda para la carga.24 Hoy, los nazarenos manigueteros, sin capirote, portan idealmente sobre sus hombros esta nueva Arca que es el paso de palio, pero bajo este, tapados por los faldones, ocultos en ardua y generosa entrega, trabajando como el equipo que son, están los costaleros.

No nos perdamos ningún detalle del paso, ya que estamos tan cerca de él. En las esquinas de los Dolores y Misericordia están los arcángeles, en la Aurora están los evangelistas, en el Socorro son nazarenos... Y además están los llamadores, pero ya los tocaremos cuando haya que levantar el paso. Antes habrá que fijar la vista en el propiciatorio.



1. Éxodo 25:2-3
2. Éxodo 25:10-11
3. Éxodo 25:16
4. Carta a los Hebreos 9:4. Calino, César. Entretenimiento histórico y cronológico dividido en discursos sobre la historia del Antiguo y Nuevo Testamento, traducida por Francisco Cabrera (Tomo IV)
5. Evangelio de san Lucas 1:35
6. Éxodo 40:34-35 www.primeraluz.org 
7. 2 Samuel 6:9
8. Evangelio de san Lucas 1:43
9. 2 Samuel 6:11
10. Se recomienda leer el artículo de este blog Kiriotissa sevillana: por Ella reinan los reyes y por Ella nos vamos al Rocío (pasando por Triana).
11. Santa Maria, Fray Gabriel de. El predicador apostólico y sus obligaciones
12. Guénon, René. Símbolos fundamentales de la ciencia sagrada
13. San Hipólito. Comentario al Cantar de los Cantares. Se recomienda leer el capítulo 12 de la serie de este blog Sevilla salomónica titulado La Inmaculada, júbilo de cantares...
14. Se recomienda leer el artículo de este blog titulado Sevilla, nueva Jerusalén.
15. Apocalipsis 11:19 y 12:1 (www.editoriallapaz.org). La Biblia de Ediciones Paulinas, sin embargo, no habla de arca sino de arco: “Entonces se abrió el templo de Dios, el que está en el cielo, y se vio en su templo el arco de su alianza”. Se recomienda leer el capítulo 7 de esta serie titulado La Virgen en el cielo y el cielo en la ciudad
22. Éxodo 25:15
23. 1 Crónicas 15:15
24. www.hermandaddemontesion.es